Publicado en Alemania, Berlín

LO MEJOR DE BERLÍN: 20 COSAS IMPRESCINDIBLES

¿Estáis planeando pasar unos días en la capital alemana? Pues bien, hay 20 cosas que tenéis que añadir a vuestro itinerario por la ciudad y que no podéis dejar pasar. En este post os enseñamos cuáles son y os contamos todos los detalles que tenéis que saber antes de ir. Al final del post os dejamos nuestros Pollo-Consejos, ¡no os los perdáis!


1. Ver la Puerta de Brandeburgo y Pariser Platz


puerta_brandeburgo_berlin

La Puerta de Brandemburgo es ¡todo un imprescindible en la visita a la ciudad! Cualquier momento del día es bueno para disfrutar del símbolo de Berlín y del conjunto de edificios que la rodean en torno a la Pariser Platz. Entre ellos, daréis con la reconstrucción del famoso hotel Adlon, donde se alojaron celebridades como Greta Garbo o Charlie Chaplin, con las embajadas de Francia y Estados Unidos, o con el Palais am Pariser Platz. 


2. Conocer el Reichstag, uno de los edificios más simbólicos


Desde la gran explanada que hay delante de la fachada del edificio se puede disfrutar de una vista privilegiada. Muchos berlineses aprovechan el buen tiempo para tumbarse aquí y disfrutar del sol, con lo cual es la opción perfecta para pasar un rato agradable al aire libre.

parlamento_berlin.jpg

Este es uno de los edificios  —de entre los que se conservan— con más historia de la ciudad: se creó entre 1884 y 1894, se vio asolado por un incendio en 1933, bombardeado en la II Guerra Mundial  y modernizado en 1995 y en 1999 cuando Norman Foster le añadió su famosa cúpula de cristal.


3. Descubrir la ciudad desde la cúpula del Reichstag


cupula_reichstag_berlin.jpg

Tal y como acabamos de mencionar, la visita a la cúpula es gratuita y lo cierto es que está muy bien organizada. Hay audioguías disponibles en múltiples idiomas, incluido el español, a través de los que puedes ir descubriendo cada uno de los edificios emblemáticos de Berlín en un recorrido 360º desde la base hasta la cima de cúpula. La visita, haciéndola tranquilamente, dura alrededor de media hora.

Se hacen visitas guiadas al parlamento, pero es necesario reservar con bastante antelación. La cúpula también se puede visitar de manera gratuita y, en este caso, es mucho más fácil hacer la reserva. Os aconsejamos hacer la reserva un par de días antes de la visita para aseguraros de que hay disponibilidad. Tan solo tenéis que registraros siguiendo los pasos indicados en la web.


4. Relajarse en el Tiergarden


Este parque es el pulmón de la ciudad y sus más de 200 hectáreas lo convierten el mayor parque de Berlín. Es perfecto para pasear, relajarse, montar en bici, tomar algo, disfrutar de sus lagos e ir en busca de la gran cantidad de estatuas que alberga.


5. Recorrer la East Side Gallery


Este es el tramo más grande que se conserva del Muro de Berlín tras su demolición en 1989. Tan solo un año más tarde, se propuso a más de un centenar de artistas que lo pintaran y, a partir de ahí, nacieron murales tan famosos como el del coche Trabant estreyándose, Heads With Big Lips o el famoso beso de Brezhnev y Honecker que ha dado la vuelta al mundo. Así, el muro de 1,3 km de largo se ha convertido en un inmenso museo al aire libre por el lado del este. El otro lado, el lado que da al río, sigue siendo un frío muro grisáceo, hoy apenas adornado con algunos graffitis.


6. Revivir la historia a través de la Kaiser-Wilhelm-Gedächrnis-Kirche


iglesia_en_ruinas_berlin.jpg

La historia de la ciudad de Berlín se ve reflejada en todos los edificios de la ciudad, pero si hay uno que verdaderamente te deja sin palabras es la iglesia en ruinas de la Breitscheid-Platz. A través de esta iglesia —o más bien de lo que queda de ella— nos podemos hacer una idea de los horrores de la II Guerra Mundial. Gran parte del edificio quedó destrozado, así como casi la mitad de la torre principal, de la que se conservan 71 de los 113 metros iniciales. Aún se puede visitar también por dentro, donde podréis ver, a través de imágenes y de dos maquetas, cómo era la iglesia y los alrededores antes y después de los bombardeos.

Al lado de la antigua iglesia se está construyendo una nueva, mucho más moderna, que nada tiene que ver con la anterior.


La iglesia se puede visitar de forma gratuita todos los días, entre las 10:00 y las 19:00 h. y hay visitas guiadas en inglés todos los días a determinadas horas.


7. Contemplar la gran catedral de Berlín (Berliner Dom)


Esta catedral, situada en la isla de los museos, es la más grande de la ciudad y uno de los monumentos más imponentes. Destaca también por su recargada decoración barroca, para nada habitual en las catedrales protestantes, por su gran cúpula central de 85 metros de altura y por el gigantesco órgano que domina el interior de la catedral.

catedral_berlin.jpg

Se construyó en el siglo XIX, como una muestra del poder imperial, pero estuvo cerrada durante más de 40 años, hasta que se volvió a abrir en 1993.

Podéis disfrutar de ella desde todos los ángulos posibles, pero lo mejor es hacerlo desde el césped situado delante la fechada, desde donde también tendréis una vista espectacular del Fernsehturn.


La visita al interior de la catedral tiene un precio de 7€ (aunque hay posibilidad de tener la entrada reducida). Lo mejor es consultar los horarios directamente en la web porque pueden variar en función de las misas o conciertos.


8. Recorrer la isla de los museos


La isla de los museos, o Museumsinsel, se encuentra rodeada por los afluentes del Spree y acoge los museos más importantes de la capital y muestras de arte de todo el mundo. Entre los museos más importantes se encuentra el Bode-Museum, que podréis identificar fácilmente por su cúpula, el Pergamonmuseum, el Neus Museum o el Alte Museum.

Lo mejor de todo es que por 18€ podéis comprar la entrada que os da acceso en un día a todos los museos de la isla. Aunque solo visitéis dos museos ya os vale la pena comprar la entrada para todo un día. ¡Reservad una tarde para disfrutar de estos museos!


9. Descubrir los tesoros del Neues Museum


neus_museum_berlin

Este es uno de los museos de la Museumsinsel, o “isla de los museos”. Por dentro, es uno de los museos más espectaculares de la isla, ya que ha sido renovado hace poco por el famoso arquitecto David Chipperfield. En él encontraréis muchísimas obras de arte de la prehistoria y del antiguo Egipto y podréis admirar la belleza única y atemporal del busto de Nefertiti. La audioguía está incluida en el precio de la entrada y está disponible en español.


10. Admirar la majestuosidad de la puerta de Isthar en el Pergamonmuseum


La gran puerta de Isthar y la calzada que llevaban hacía ella se pueden ver en este museo. Además de eso, se encuentran otros tesoros de gran valor artístico y cultural como la reconstrucción de la Puerta de Mileto, la fachada de Mshatta (Jordania), la gran escultura del ave sol de casi 2 metros hallada en Siria o el friso del palacio de Darío. Otra de las obras que no podéis dejar pasar de este museo es el altar de Pérgamo; sin embargo, esta solo se va a poder ver a partir de 2019, ya que la sala en la que se encuentra se está renovando ahora mismo.

Al igual que en prácticamente todos los demás museos de la isla, podéis disponer del audioguía en español.


11. Descubrir una de las zonas más antiguas de la ciudad: en torno a Alexanderplatz


iglesia_santa_maria_torre_television_berlinEn los alrededores de Alexanderplatz daréis con dos edificios que no os dejarán indiferentes: el Ayuntamiento Rojo y la iglesia de Santa María. El Ayuntamiento Rojo construido según el modelo de los palazzi italianos destaca por el color rojo de sus ladrillos y por la imponente torre que preside la plaza. La iglesia llama la atención por su ubicación en la actualidad.

Es una de las iglesias más antiguas de la ciudad y está situada al lado de uno de los más modernos: la torre de Televisión. Además, en la misma plaza, podéis ver imágenes de cómo era la ciudad antiguamente, cuando la iglesia era lo que marcaba el centro de la plaza y todos los demás edificios se disponían a su alrededor.

Entre el ayuntamiento y la iglesia está la gran fuente de Neptuno, rodeado de cuatro figuras femeninas, cada una de las cuales simboliza un río: Rin, Vístula, Oder y Alba.

ayuntamiento_rojo_fuente_neptuno_Berlín.jpg


12. Pasear por Alexanderplatz 


Lo cierto es que Alexanderplatz ya no es lo que era en sus tiempos de mayor prosperidad, pero aún así, no deja de ser uno de los atractivos de la ciudad. En sus orígenes fue un mercado de lana y ganado y, desde entonces, esta plaza ha destacado por el comercio. Hoy, sin embargo, tan solo se conservan dos edificios históricos: Berolinahaus y Alexanderhaus, y está lejos de ser el centro neurálgico de la ciudad.


13. Disfrutar de una vista panorámica de la ciudad desde el Fernsehturn


torre_television_berlin.jpg

La torre de la televisión, conocida también con el nombre de Fernsehturn, es la torre más alta de Berlín y una de las atracciones más visitadas del país. Desde el mirador, situado a 203 m de altura, se puede recorrer a vista de pájaro absolutamente toda la ciudad.

Se puede reservar la entrada de manera anticipada a través de internet y elegir el día y la hora de la visita. Ena entrada no es del todo barata, por lo que realmente os recomendamos subir solo si el día está despejado.


Precio entrada: 19,50 €


Horario: 

  • de marzo a octubre: 09:00 – 24:00 h
  • de noviembre a febrero : 10:00 – 24:00 h

(el último pase se realiza media hora antes del cierre)


14. Caminar entre los monolitos del Holocaust-Denkmal


Los seis millones de personas asesinadas en el Holocausto nazi son recordadas a través de este monumento compuesto por 2711 monolitos de color gris oscuro y de diferentes alturas. Para poder captar verdaderamente la intención del arquitecto tenéis que caminar entre ellos, aunque es posible que sintáis un gran agobio, incluso desesperación…

Hay un puesto de información en el que tenéis la posibilidad de conocer aún más sobre ese negro momento de la historia.

monumento_holocausto_berlin.jpg


15.  Pasear por Potsdamer Platz


Potsdamer Platz es una muestra del florecimiento de la ciudad tras la reunificación de Alemania: grandes edificios, como el Sony Center, galerías, restaurantes y cines configuran ahora el espacio de esta plaza.


16. Pasar por el Checkpoint Charlie


El Checkpoint Charlie ha sido uno de los pasos fronterizos entre Berlín Occidental y Berlín Oriental y hoy se ha convertido en uno de los lugares más fotografiados. Nadie pasa de largo sin fotografiar la réplica del cartel en el que se advierte de la entrada y salida del sector americano, o sin la típica foto al paso fronterizo con los militares. Por cierto, por la foto hay que pagar 3€.

checkpointcharlie_berlin.jpg

Al lado encontraréis un museo y una pequeña exposición al aire libre en el que se muestran fotografías de la historia del muro de Berlín, y de los métodos se que se utilizaban para burlar el paso fronterizo y llegar a Berlín Occidental.


17. Conocer más sobre el muro de Berlín en la Topografía del Terror


Si os gusta la historia y de verdad queréis conocer más en detalle todo lo acontecido en la ciudad  durante la época de hegemonía nazi, este es vuestro sitio. Donde hoy en día encontraréis un centro de información en el que se detallan e ilustran las acciones llevadas a cabo por las instituciones del terror, en los años 30 y 40 se encontraban los edificios de la Gestapo, la dirección de las SS y la oficina general de seguridad del Reich.

También aquí se conserva una parte del Muro.

Os recomendamos ir con tiempo y así poder leerlo todo tranquilamente.


18. Descubrir las iglesias gemelas y el Konzerthaus en una de las plazas más bonitas


La Gendarmenmarkt es considerada una de las plazas más bonitas de la ciudad y no es para menos… ¡os sorprenderá la belleza y la grandiosidad de los edificios que la rodean!

berlin_iglesias_gemelas.jpg

A un lado de la plaza, se encuentra la Catedral Alemana (Deutscher Dom) en la que los calvinistas usaban el alemán, y, al otro, la Catedral Francesa (Französischer Dom), donde la lengua de culto era el francés. Lo cierto es que, pese a que las dos iglesias son muy parecidas, solo las torres son idénticas y, si os fijáis bien, no tardaréis en ver las diferencias entre la fachada de una y otra.

Entre las dos iglesias, está el edificio conocido hoy como Konzerthaus, por ser justamente una sala de conciertos, aunque se construyó y se utilizó inicialmente como teatro. De hecho, la estatua que lo preside es del famoso dramaturgo Friedrich Schiller.


19. Disfrutar del ambiente y la gastronomía de la ciudad


Hay infinidad de tabernas, restaurantes y cafés en los que tomarse algo y disfrutar de un ratito agradable en la capital. Además de la cerveza y de los platos típicos alemanes, no dejéis de probar la comida de los pequeños puestos callejeros, en los que encontraréis la famosa Curryburst. ¡Cualquier lugar es bueno para conocer un poco más de cerca la vida y el ambiente de la ciudad!

En este post os enseñamos cuáles son nuestros lugares favoritos para comer en Berlín.


20. Descubrir los palacios de Postdam


¡No dejéis de visitar la pequeña ciudad bohemia de Postdam! Se tarda apenas media hora en llegar desde Berlin y es una ciudad en el que podéis pasar todo el día y disfrutar de la tranquilidad del lugar. El conjunto palaciego de Sanssouci es Patrimonio Mundial de la Humanidad y lo visitan millones de turistas a lo largo del año. Además de eso, en la ciudad hay otros pequeños palacios e iglesias con mucho encanto y su centro histórico es excepcional.

Palacio de Sanssouci
Palacio de Sanssouci

2_Flat_logo_on_transparent_302x63


  • ¿No sabéis cuántos días dedicarle a la ciudad? Creemos que 3 días sería el tiempo perfecto para poder ver lo más destacado y no quedarse con la sensación de haberse dejado muchas cosas por ver.
  • Madrugad. La hora de cierre de muchos museos y otros lugares turísticos es a las 18:00 h y, a partir de de las 19:00 h no veréis, en general, mucha gente por la ciudad.  Además, si viajáis en invierno, a las 16:00 h ya se hace de noche, por lo que es mejor aprovechar al máximo las horas de luz.
  • El alojamiento es algo caro en Berlín, pero si reserváis con antelación, en Booking.com podéis encontrar buenas ofertas. Os recomendamos reservar un hotel en el centro de la ciudad, porque realmente podéis ir a muchos de los sitios turísticos andando y os acabaréis ahorrando mucho dinero en el transporte público.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s