Publicado en Filipinas, Manila

PRIMERAS IMPRESIONES AL LLEGAR A MANILA

Cuando llegamos a una ciudad que no conocemos, lo primero que solemos hacer, tras dejar las maletas en el hotel, es dar una vuelta por los alrededores para conocer un poco la zona y ver el ambiente de la ciudad. Así que os vamos a contar cómo ha sido nuestra llegada a Manila y cuáles han sido nuestras primeras impresiones. ¡Y no pueden faltar unos Pollo-Consejos para estos primeros pasos por Manila!

Llegamos a Manila sobre las ocho de la tarde y directamente cogimos un taxi (oficial, esto es importante) desde el aeropuerto hasta el hotel. Los taxis oficiales son los blancos y, antes de subir al taxi, hay una persona que te hace un “recibo” para evitar fraudes. Os dejamos una foto del nuestro para que os hagáis una idea. Por detrás aparecen también los precios:

Ya en el trayecto y viendo la circulación, nos empezamos a dar cuenta de lo caótica que es la ciudad.

Según habíamos leído antes, era bastante probable que te intentaran timar con los precios, así que, nada más subirnos al taxi, pedimos que nos pusiera el taxímetro y, por suerte, nos funcionaba google maps, así que pudimos ir comprobando que no diese muchas vueltas por la ciudad. Aún así, se pasó unas tres calles de nuestro hotel y tuvo que volver atrás. En el momento de pagar, el trayecto eran 170 pesos, le dimos 500 y nos quería devolver solo 300; le dijimos que no, que nos devolviera algo más, y nos acabó dando 20 más.

Nos alojamos en el Manila Manor Hotel. Al llegar al hotel, la mujer de la recepción nos dijo que no tenía ninguna habitación doble de la categoría por la que habíamos pagado y que, sin ningún gasto adicional, nos iba a dar una habitación de una categoría superior y que nos cambiaría otro día a otra habitación… cosa que no sucedió exactamente así (pero eso ya es otra historia xD).

El botones nos cogió las maletas, nos abrió la puerta de la habitación y nos dio la bienvenida.

“¿Una habitación de una clase superior?” En cuanto vimos la habitación, no quisimos saber cómo eran las otras habitaciones. Y, pese a que la decoración dejaba mucho que desear, como podéis ver en la foto, la higiene tampoco era el punto fuerte de la habitación.

fotohotel.JPG

Dejamos las maletas y salimos a cenar y ver un poco la zona. Nada más salir del hotel, nos encontramos a cinco niños medio desnudos durmiendo en un cartón. Seguimos hasta el paseo marítimo que estaba a 5 minutos del hotel, y eso era el dormitorio de muchísimas personas que viven en la calle. Desde luego, no era el mejor lugar para pasear, así que decidimos deshacer el camino y, en cuanto nos giramos, una rata gris, gigante, nos cruzó por delante.

La verdad es que en aquel primer momento nos chocó ver, sobre todo, a tantos niños durmiendo en la calle, descalzos, sin ropa o con ropa vieja y rota, y pidiéndonos 5 pesos para poder comer algo. 5 pesos…. ¡¡¡ 0,08€ !!! Y mientras, nosotros, quejándonos del hotel.

En el camino de vuelta al hotel encontramos un sitio para cenar que tenía bastante buena pinta. En cuanto nos acercamos vimos que, además, había música en directo. Perfecto. Tanto el camarero que nos atendió como la chica que cantaba enseguida nos preguntó de dónde éramos y se pusieron a hablar con nosotros. En cuanto a la comida, tenían absolutamente de todo, y todo parecía estar super bueno y a un precio muy asequible. Aprovechamos también para probar la cerveza de Filipinas, la San Mig, que, sin duda, os recomendamos probar. La cantante versionaba canciones y le podías pedir cualquiera que te apeteciese escuchar… cantó la de Dancing Queen, Love me like you do, Shape of you, en fin, un poco de todo. Definitivamente, aunque solo fuese por la comida y el trato de los camareros tenéis que ir al Uncle Cheffy de Malate.

uncle cheffy.JPG


2_Flat_logo_on_transparent_302x63

  • NO hace falta VISADO pero…: no hace falta visado para Filipinas si vais a estar menos de un mes, pero tenéis que llevar (impreso o en el móvil) la reserva de un vuelo de salida del país. En el paso fronterizo suelen también hacer preguntas sobre qué vas a hacer en el país durante tu estancia, cuánto tiempo piensas quedarte, si vas solo o vas con alguien… pero no deja de ser un trámite habitual.
  • Coged SIEMPRE un TAXI OFICIAL (los taxis blancos): así os aseguraréis de no pagar de más. Fijaros bien en que ponga “taxi” en el cartel de encima del coche. Hay muchos taxis que son blancos, pero no son taxis oficiales.
  • Tened CUIDADO al cruzar: nada más llegar, os daréis cuenta, como hicimos nosotros, de lo caótica que es la ciudad. Además de hay muy pocos pasos de peatones,  los jeep neys, antiguos jeeps militares que circulan por toda la ciudad, circulan a toda velocidad. Lo bueno es que están pintados con llamativos colores y se identifican rápido. Podéis cogerlos pero ¡no garantizamos vuestra seguridad!

IMG_0553

  • Tened CUIDADO con los HOTELES: nosotros reservamos con antelación el hotel, pero las fotos de la página web no tenían nada que ver con la realidad. En Manila no hay demasiados turistas y realmente podéis arriesgaros a ir sin haber reservado hotel y hacerlo directamente allí. Es probable que de esta manera os salga incluso más barato. Eso sí, pedid que os enseñen la habitación antes. Nosotros estuvimos en la zona de Malate y es una zona bastante céntrica —se puede ir andando a la zona de Intramuros— en la que hay muchos hoteles. Por 15 o 20€ la noche podéis conseguir una habitación doble en casi cualquier hotel. Aquí os dejamos un mapa de la zona.

510px-Ph_map_manila_large.png

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s